Ya no pienso en matambre ni le temo al vacio